Los perros también se resfrían: ¿Cómo cuidarlos?

Los engreídos de la familia podrían enfermarse en esta época en la que hace mucho frío. No queremos verlos decaídos.

Estar enfermo es horrible y mucho más resfriarse. ¿Quién no ha pasado por eso? Malestar general, tos, fiebre, etc. Con nuestras mascotas pasa exactamente lo mismo. Sin embargo, como ellos no lo pueden expresar, eres tú quien debe estar al pendiente.

¿Cómo darte cuenta?

Los perros sufren los mismos síntomas que nosotros. Cuando ellos se enferman los notarás decaídos. Ya no mueven la colita como siempre. Suelen recostarse y no quieren ni comer.  Nada parece animarlos.

Y es que los cambios de temperatura típicos de esta época del año también podría afectarlos.

El médico veterinario Darwin Zeballos nos dice que “lo más importante para combatir el frío de las mascotas, aunque parezca obvio, será abrigarlos. Hay un montón de prendas de ropa inventadas para los canes, dependiendo de su tamaño, pelaje, etcétera”.

Para Zeballos, “esta ropa para perros no debe elegirse en función de cuál es la más bonita sino de cuál los abrigará más”. “Esto es imprescindible si se quiere sacar al can a la calle”, agrega.

Cinco datos importantes:

  • Saca a tu perro en las horas en las que el sol caliente más, así el paseo será más agradable. En los días que no sea posible, reduce la distancia del recorrido y complementa el ejercicio con juegos dentro de casa. Por ejemplo, prueba a lanzarle cosas para que las traiga, tirar de la cuerda o esconder un juguete.
  • No los dejes a la intemperie. Si no quieres tenerlo adentro de tu casa, constrúyele o cómprale una casa apropiada para las bajas temperaturas y colócala en una zona del exterior (balcón, patio o jardín) donde no corra mucho viento. Si es posible, deja que entre algunos ratos a la casa para evitar que esté expuesto continuamente al frío, sobre todo si llueve o hace mucho frío.
  • Tanto dentro como fuera de casa, déjale una manta a su alcance, en el suelo o lugar de descanso para que se recueste encima a modo de cama y no coja el frío del suelo.
  • Debes evitar recortar, afeitar o cortar el pelaje de tu perro, ya que es su principal fuente de calor durante el invierno. Es importante mantener ese pelo bien cuidado y desenredado, ya que cuando está alborotado no aísla el frío de forma correcta. Eso se consigue cepillando el pelaje de tu mascota para evitar nudos.
  • La alimentación también es importante durante los meses de más frío. Si tu perro se alimenta correctamente, esto lo ayudará a conservar la energía y el calor necesarios durante el invierno. El aumento de comida solo es necesario para perros que estén más tiempo en el exterior de la casa y para aquellos que realicen más actividad física. Asegúrate también de que el agua que le das de beber no esté muy fría.

Si tu mascota se enferma acude inmediatamente al veterinario. No dejes que pase más tiempo ya que su estado podría empeorar.

¡Recuerda! Es mejor prevenir que lamentar, por eso, lleva a tu mascota a sus controles mensuales.

Leave a reply